Multipropiedad, ¿condenado a pagar cuotas de mantenimiento?

La multipropiedad, o mejor dicho, el aprovechamiento por turnos, ha sido durante décadas una forma popular de acceder a períodos vacacionales en propiedades inmobiliarias de lujo. Sin embargo, a pesar de su antigua popularidad, este modelo de negocio ha enfrentado numerosos desafíos y controversias a lo largo de los años.

El aprovechamiento por turnos («tiempo compartido») se comenzó a popularizar en las décadas de 1960 y 1970 concebiéndose como una forma de permitir a múltiples propietarios disfrutar de un mismo inmueble en diferentes momentos del año. A comienzos de los 2000, era común encontrar stands en centros comerciales y aeropuertos promocionando la venta de semanas vacacionales en complejos turísticos exclusivos.

¿EN QUÉ CONSISTE EL CONTRATO DE MULTIPROPIEDAD O APROVECHAMIENTO POR TURNOS?

Mediante este tipo de contratos, mal llamados de «multipropiedad», los adquirentes obtenían el derecho a disfrutar de una semana específica en la propiedad cambio de un pago inicial y el pago de unas cuotas de mantenimiento anuales. Es decir, básicamente te vendían el producto como si comprases una casa de vacaciones, pero como compras con otras personas, la inversión era mucho más rentable. 

A menudo se ofertaba junto con una variedad de servicios y comodidades adicionales, como campos de golf, spas y restaurantes (aunque normalmente conllevaba tarifas ocultas adicionales).

A lo largo de estos años, muchos propietarios de derechos de multipropiedad o aprovechamiento por turnos se vieron desencantados con el producto adquirido por diferentes motivos. Uno de los principales inconvenientes es el aumento descontrolado de las cuotas de mantenimiento, lo que genera una carga financiera inesperada para los propietarios. Además, muchos descubrieron que sus derechos de propiedad no eran perpetuos como se les había hecho creer, sino que estaban limitados por ley a un máximo de 50 años, haciendo la inversión inicial muy poco rentable, e impidiendo que el bien se transmita de generación en generación como sí lo habría hecho la compra de un inmueble en pleno dominio.

"Los contratos de aprovechamiento por turnos no tienen una duración infinita, sino que están limitados a 50 años por imperativo legal"

¿Se puede solicitar la nulidad del contrato de multipropiedad o aprovechamiento por turnos?

Como resultado, muchos propietarios se preguntan cómo pueden liberarse de sus contratos de multipropiedad. Algunos intentan vender sus derechos de aprovechamiento por turnos, solo para descubrir que la demanda en el mercado libre es ínfima para este tipo de contratos (contrariamente a las promesas de revalorización). Otros prefieren renunciar a su derecho dando por perdido todo el capital invertido. Otros simplemente desean solicitar la nulidad del contrato por ver vulnerados sus derechos y haber firmado contratos que no cumplen los requisitos mínimos legales.

La situación ha llevado a numerosos casos judiciales relacionados con contratos de multipropiedad. En particular, el Tribunal Supremo ha emitido varias sentencias desde 2015, anulando contratos que no cumplen con los requisitos mínimos establecidos por la Ley 42/1998. Según la jurisprudencia, los propietarios tienen derecho a la devolución de la cantidad inicial pagada, ajustada por el tiempo transcurrido desde la celebración del contrato, en casos de incumplimiento de los requisitos legales. O incluso a la devolución del duplo cuando se vulneró los derechos de desistimiento y rescisión obligatorios. 

En cuanto a la regulación de estos contratos, ya con la Ley 42/1998 se establecieron una serie de requisitos destinados a proteger a los consumidores. Posteriormente, esta ley fue derogada, y se promulgó la Ley 4/2012, que transpuso la Directiva 2008/122/CE del Parlamento Europeo y del Consejo. Esta nueva ley amplió las protecciones para los adquirentes, reforzando la información al consumidor, regulando con mayor precisión los plazos de ejercicio del derecho de desistimiento y aclarando la prohibición del pago de anticipos durante dicho período, entre otras disposiciones.

En resumen, la multipropiedad ha sido objeto de debate y controversia a lo largo de los años, con muchos propietarios luchando por liberarse de contratos que ya no cumplen con sus expectativas. Aunque la legislación ha evolucionado para ofrecer mayores protecciones a los consumidores, aquellos que deseen rescindir sus contratos aún pueden enfrentar desafíos significativos para hacerlo.

Devolución de las cantidades iniciales abonadas POR DUPLICADO, o la devolución de las cantidades iniciales abonadas restando la cantidad prorrateada por el tiempo disfrutado

MULTIPROPIEDAD O APROVECHAMIENTO POR TURNOS EN MALLORCA

Pese a que coloquialmente sigamos denominando «multipropiedad»,  este término se prohibió para evitar confusiones a los consumidores.

Con la Ley 42/1998, de 15 de diciembre, se  acuñó el término que debe emplearse para este tipo de contratos, y que da nombre a la precitada Ley, que es el «aprovechamiento por turnos».

El término de aprovechamiento por turnos consigue describir por sí mismo la característica esencial de este tipo de contratos, que no es otro que un inmueble pueda ser disfrutado por un máximo de 52 personas, teniendo cada una de ellas derecho a un mínimo de una semana anual.

La Ley se adoptó siguiendo las directrices de la Directiva 94/47/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de octubre de 1994, relativa a la protección de los adquirentes en lo relativo a determinados aspectos de los contratos de adquisición de un derecho de utilización de inmuebles en régimen de tiempo compartido. 

La propia Ley 42/1998 explica los motivos de porqué tampoco aprueba la traducción literal de «Time-Sharing» (uso compartido) y prefiere denominarlo aprovechamiento por turnos. La respuesta es muy sencilla y es que «uso compartido» también puede llevar a equívoco pues parece que los adquirentes disfrutarían del mismo inmueble en los mismos periodos de tiempo, es decir, simultáneamente, cuando en realidad, se hace un uso en períodos de tiempo diferentes y excluyentes.

Si te preguntas si tu contrato de multipropiedad cumple con los requisitos mínimos legales, puedes enviar un email a  info@puigserverabogados.com o contactar a través de nuestro formulario adjuntando el contrato suscrito y te haremos una primera valoración gratuita.

× ¿Cómo podemos ayudarte?