¿Necesito contratar un arquitecto?

Cuando van a realizar obras en un inmueble surge a menudo la duda de si es necesario que un arquitecto nos redacte el proyecto técnico. El proyecto técnico es el conjunto de documentos mediante el cual se definen las exigencias técnicas de las obras a realizar. Se puede hacer en dos fases; proyecto básico y proyecto de ejecución. Los proyectos parciales, aquellos que desarrollan o completan el proyecto en aspectos concretos referentes a tecnologías específicas o instalaciones, también formarían parte del proyecto técnico.

En nuestro anterior artículo «Licencia de obra o comunicación previa» explicábamos los actos que debían requerían intervención administrativa y los clasificábamos en una u otra modalidad. En este artículo nos vamos a centrar en las intervenciones o obras que requieren proyecto técnico, pues recordemos que uno de los casos sujetos a comunicación previa eran aquellas obras de «técnica sencilla y entidad constructiva escasa» que no requieren proyecto. Por lo que la pregunta era evidente: ¿Qué obras necesitan proyecto?

¿Necesito proyecto firmado por arquitecto?

Las obras que requieren proyecto según la Ley de Ordenación de la Edificación (Ley 38/1999, LOE) son las siguientes:

1. Obras de edificación de nueva construcción, excepto aquellas construcciones de escasa entidad constructiva y sencillez técnica que no tengan, de forma eventual o permanente, carácter residencial ni público y se desarrollen en una sola planta.

2. Todas las intervenciones sobre los edificios existentes, siempre y cuando alteren su configuración arquitectónica. Se entiende que se altera su configuración arquitectónica  las produzcan una variación esencial de la composición general exterior, la volumetría, o el conjunto del sistema estructural, o tengan por objeto cambiar los usos característicos del edificio.

3. Obras que tengan el carácter de intervención total en edificaciones catalogadas o que dispongan de algún tipo de protección de carácter ambiental o histórico-artístico. Así como aquellas otras de carácter parcial que afecten a los elementos o partes objeto de protección.

Se consideran comprendidas en la edificación sus instalaciones fijas y el equipamiento propio, así como los elementos de urbanización que permanezcan adscritos al edificio.

Por lo que, a sensu contrario, las que no están incluidas en este apartado, no precisan de proyecto firmado por arquitecto. 

¿Quién firma el proyecto, el arquitecto o el aparejador?

Quien redacta el proyecto es el proyectista, y éste, según el caso, deberá contar con la titulación de arquitecto, arquitecto técnico (también denominado aparejador), ingeniero o ingeniero técnico.

Trámites necesarios en caso de no necesitar proyecto 

Como hemos adelantado, si no se necesita proyecto técnico, se deberá hacer una comunicación previa al ayuntamiento que corresponda con un preaviso mínimo de un día.

Excepcionalmente no será necesaria licencia ni comunicación previa en los casos expuestos en el artículo «Licencia de obra o comunicación previa«, al cual nos remitimos para evitar reiteraciones. 

Si necesitas asesoramiento jurídico en Baleares, ponte en contacto con nosotros sin ningún compromiso.  
× ¿Cómo podemos ayudarte?