¿Quién paga las costas de un juicio? Honorarios de abogados

Cuando nos vemos envueltos en un procedimiento judicial, se generan unos gastos procesales que deben ser asumidos por una de las partes del proceso, o si no hay condena en costas, cada parte asumirá las que hubiere devengado.

Precisamente este miedo a acudir a la justicia por tener que pagar unos honorarios, es lo que muchas veces se traduce en preferir mirar hacia otro lado y pasar página. Por ello, con este artículo quiero tratar de dar un poco de luz sobre quién debe pagar las costas en un procedimiento judicial.

Antes de entrar en materia, la pregunta sería:

¿Qué son las costas?

Las costas son los gastos que se generan durante el procedimiento de manera directa e inmediata y que incluyen:

  1. Honorarios de la defensa (abogado) y representación (procurador), siempre y cuando sea preceptiva su intervención en el procedimiento.
  2. Inserción de anuncios o edictos que obligatoriamente deban publicarse.
  3. Depósitos necesarios para la presentación de recursos.
  4. Derechos de peritos y demás abonos que tengan que ralizarse a las personas que hayan intervenido en el proceso (como testigos)
  5. Copias, certificaciones, notas, testimonios y documentos análogos que hayan de solicitarse conforme a la Ley, salvo los que se reclamen por el tribunal a registros y protocolos públicos, que serán gratuitos.
  6. Derechos arancelarios que deban abonarse como consecuencia de actuaciones necesarias para el desarrollo del proceso.
  7. La tasa por el ejercicio de la potestad jurisdiccional, cuando sea preceptiva. No se incluirá en las costas del proceso el importe de la tasa abonada en los procesos de ejecución de las hipotecas constituidas para la adquisición de vivienda habitual. Tampoco se incluirá en los demás procesos de ejecución derivados de dichos préstamos o créditos hipotecarios cuando se dirijan contra el propio ejecutado o contra los avalistas.

Sabiendo que son las costas, 

¿Quién paga las costas en un procedimiento declarativo?

Dicho de manera clara, las costas se imponen al que «pierde», es decir, el que ve rechazadas todas sus pretensiones. 

El motivo es muy simple, no sería razonable que, a pesar de tener que pasar por un procedimiento judicial para hacer valer unos derechos, o bien, soportar una demanda sin fundamento, se tuvieran que asumir unos costes que no se habrían producido si no se hubiera tenido que acudir a la justicia.

No obstante, como todo en derecho, hay matices, pues en caso de que el Tribunal aprecie serias dudas de hecho o de derecho en el procedimiento no habría condena en costas y cada parte asumiría las que hubieren devengado.

-Si la estimación o desestimación fuese parcial, cada parte abonará las costas causadas a su instancia.

-Si el demandado se allana antes de contestar la demanda, tampoco habrá imposición en costas, salvo que hubiere mediado mala fe en el demandado (por ejemplo, no ha reaccionado hasta que se le ha notificado la demanda pese a la existencia de reclamaciones extrajudiciales conforme a derecho).

-Si el procedimiento finaliza por desistimiento del actor, se impondrán las costas a éste, a no ser que el demandado consienta el desistimiento. Lo más importante es que el abogado que preste el asesoramiento, diga abiertamente las posibilidades que hay de ganar un juicio. Evidentemente será siempre una estimación, pero os puede indicar si ha ganado casos similares, si hay argumentos jurídicos que avalan las pretensiones, qué dice la jurisprudencia al respecto, etc.

Mi consejo sería: Huid de cualquier abogado que os diga que el caso es ganable al 100%. En primer lugar porque por normas deontológicas no se pueden hacer alegaciones de ese tipo, y segundo, porque nunca sabes qué argumentos puede tener la contraparte, aunque la mayoría de veces son previsibles, siempre puede haber información que ha mantenido oculta hasta el último momento o que simplemente era desconocida para el cliente. Además, todo juicio es un compendio de variables, que hacen que el procedimiento sea único, y, pese a que confluyan muchas similitudes entre procedimientos, nunca va a haber dos juicios exactamente iguales.

Lo más importante es contar con un abogado transparente, que indique de manera clara y comprensible tanto los argumentos favorables como los que podrían debilitar la acción a ejercer.

 

DESPACHO DE PROCESAL CIVIL  Y PENAL EN MALLORCA, ¿BUSCAS ABOGADO PARA DENFENDERTE EN JUICIO?

Ponte en contacto con nosotros sin compromiso y evaluaremos tu caso. Accede al FORMULARIO para solicitar presupuesto.

× ¿Cómo podemos ayudarte?